Cuando las personas están tratando de ponerse en forma y fit, utilizan el peso como forma de medir o seguir su progreso, a lo que muchas personas llegamos (me incluyo porque también me pasó) a convertirnos en esclavas de ese número que aparece en nuestras básculas. Medimos nuestro éxito basándonos en si llegamos o no a cumplir con un "peso ideal" en el que debemos estar según nuestra edad y altura.  Sin embargo, existen varias razones por las que medir nuestro progreso con cuántos kilos más o menos pesamos, no es una buena idea.

Probablemente la razón principal es que nuestro peso solamente nos dice qué tan pesado somos, y no dice nada acerca de la composición de nuestro cuerpo, es decir, cuál es la proporción en nuestro cuerpo que corresponde a grasa y cuál corresponde a masa muscular. Para que este argumento sea convincente para ti, hemos recopilado una serie de fotos de personas antes y después de empezar su entrenamiento o rutinas de ejercicio, en donde vas a notar una diferencia física muy notable, pero que en peso sera igual o incluso mayor que con el que empezaron.

Nota: click en las fotos para ir a la fuente.

1. El número en la báscula no cuenta todo
1-2

2. ¿Sabes cuál es la diferencia entre estas dos fotos? A parte de mi ropa interior 😏 Es mi Confianza💫
2.

3. ¿Será que la composición corporal importa?
3.

4. Otro recordatorio de no dejarnos atrapar por el número que aparece en la báscula.
4.

5. Estas fotos tienen 7 años de diferencia y pesaba lo mismo en ambas.
Screen-Shot-2019-07-15-at-17.23.32-1

6. La consistensia supera la intensidad a corto plazo
6.

7. Se dice que toma 21 días para crear un hábito.
7.

8. Confía en el proceso, incluso cuando el número de la báscula suba.
Screen-Shot-2019-07-15-at-17.39.16

9. Estoy constantemente adaptando mi rutina de ejercicio a mi vida.
9.

10. Mismo peso pero diferente figura
Screen-Shot-2019-07-15-at-17.51.37

El peso es solo un número, y estas personas amantes del fitness lo demostraron. Pesarse en una báscula no siempre es la mejor manera de ver si realmente estamos obteniendo un cuerpo tonificado, y definitivamente no es necesario morirse de hambre o seguir una dieta demasiado estricta. Todo lo que se necesita es dedicación, paciencia y ganas.

¡Así que ánimos, no dejes que la báscula dicte tu vida!